Logo 8af18c9a2598bb7e0a1e11cfc99e29b2c7e3ced62d95fc058d6a7f4810c94e0f

Img 20170912 174837

La espera se hizo larga, en las últimas semanas no pasaban los días y parecía que no llegaba nunca el momento. Esperábamos a Nadia para el 12 de septiembre, aunque a mi me habría gustado que se adelantara una semanita o dos, pero no, espero hasta que le tocaba.

Yo estaba bien, con las típicas molestias y lo incómodo que es llevar a cuestas la barriga y todos esos kilos de más, pero no tuve ninguno de los problemas típicos que sufren muchas embarazadas al final de la gestación, así que no me puedo quejar, pero tenía unas ganas de que llegara...

Fue un parto natural, aunque en el último momento se complicó un poco y tanto la niña como yo sufrimos más de lo que se esperaba, pero afortunadamente salió todo bien, nos recuperamos rápido y ahora mismo ya puedo decir eso de que cuando te la ponen encima se olvidan todos los dolores del parto, las molestias del embarazo y todos los males que se hayan pasado...es el sentimiento más bonito que había tenido nunca. Ya me avisaron amigas y familiares de lo que era y lo que significaba tener a tu bebé en brazos, pero creo que por mucho que me contaban, no lo entendí bien hasta que no lo experimenté por mí misma. Qué felicidad tan grande

Ahora ya estamos en casa, acabando de recuperarme y adaptándonos a ella, que sin duda alguna es lo más bonito que nos ha pasado en la vida.

Volver