Logo 8af18c9a2598bb7e0a1e11cfc99e29b2c7e3ced62d95fc058d6a7f4810c94e0f

Img 20160413 085904

Se acercaba la semana más importante del año del ciclismo femenino para muchas de nosotras. La clásica de Durango y la Emakumeen Bira eran dos objetivos muy importantes del año, pero a penas unos días antes, el equipo me comunicaba que no estaba en el equipo para estas carreras. Es lo malo que tiene estar en un equipo con las mejores ciclistas del Mundo, al final hay tanto nivel que muchas veces no podemos competir todo lo que nos gustaría.

Finalmente participé en la Durango-Durango, para mi sorpresa, con un recorrido diferente y esta vez más duro que en ediciones anteriores, con 5 pasos por Miota y dos subidas a Goiuria, por dos vertientes diferentes. Iba con muchas ganas, estoy entrenando desde hace muchos meses y necesito competir y sentirme ciclista, encontrarle sentido a todo el trabajo y sufrimiento de cada día. Iba centrada en darlo todo en carrera y sufrir al máximo. Además, está en juego la plaza olímpica y cada punto que podamos sumar es importantísimo. Sabía que era difícil sumár puntos en esta carrera, pues a penas competí un par de días en enero (en el Tour de San Luís, donde una intoxicación alimentaria me obligó a abandonar) y en el Trofeo Alfredo Binda, en Italia el pasado mes de marzo (donde otra avería mecánica me dejo fuera de carrera demasiado pronto). Necesito competir y coger ese puntito de más al que no podemos llegar por mucho que entrenemos.

Pese a no ser la mejor época para algunas de nosotras por los problemas de alergia, tenemos que esforzarnos al máximo para lograr la clasificación olímpica. Ayer me encontré muy bien en carrera, entrando en el primer grupo, aunque me faltó un puntito de fuerza en el sprint. Acabé en la 15º posición, pero lo más importante fue sentirme otra vez en carrera, verme entre las mejores y ver que voy por el buen camino. Además, vi que mis compañeras de selección, que competían ayer con sus equipos, estaban a muy buen nivel y estoy segura que en la Emakumeen Bira tendrán muy buen papel, tal vez, consiguiendo esos puntos que tanto ansiamos.

Mi próxima carrera será el miércoles, la Flecha Wallona, otra de las grandes clásicas de la temporada. Así que estos días me voy a dedicar a entrenar bien por casa y prepararla al máximo.

Volver